La Organización Mundial de la Salud, aclara este y varios otros mitos acerca de las vacunas.

Según se pudo determinar, el estudio de 1998 que suscitó inquietud acerca de un posible vínculo entre la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola, por un lado, y el autismo, por otro, contenía graves irregularidades, por lo que la publicación que lo divulgó lo retiró y a su autor le fue revocada la licencia de médico. Lamentablemente, su divulgación despertó temores que provocaron una disminución en las tasas de inmunización y los subsiguientes brotes de esas enfermedades. No existen pruebas científicas de una relación entre esa vacuna y el autismo o trastornos autistas.

Vacuna a tus hijos, es tu responsabilidad protegerlos!

Categories: About Autism